Blanqueamiento - Cielo Dental

¿Qué es el blanqueamiento dental?
El blanqueamiento dental es un tratamiento estético que permite, tal y como su nombre indica,
conseguir unos dientes más blancos. El color que muestran los dientes puede ser de dos tipos: el que puede eliminarse con una buena higiene dental y el que ha penetrado dentro del esmalte y se encuentra en la dentina. El blanqueamiento dental se ocupa sobre todo de este segundo tipo, puesto que se introduce en el esmalte y desprende oxígeno; este oxígeno rompe los enlaces de las moléculas teñidas o de color y genera nuevas moléculas más pequeñas e incoloras. Esto permite que el diente, lógicamente, muestre un color más blanco.
¿Cuánto dura un blanqueamiento dental?
Si bien es cierto que el blanqueamiento dental no dura para siempre, si el paciente lleva a cabo el tratamiento en su casa un par de veces o tres al año, siempre bajo la supervisión del especialista, conseguirá mantener los resultados deseados y esperados.
¿El blanqueamiento dental es eficaz?
Teniendo en cuenta que existen distintos tipos de esmalte en los dientes, así como distintas técnicas de blanqueamiento, gracias a un buen asesoramiento por parte del especialista en estética dental se consiguen, en la mayoría de los casos, resultados satisfactorios.
¿El blanqueamiento puede dañar los dientes?
En absoluto. Aunque existen patologías en las cuales es recomendable directamente no aplicar el tratamiento, está demostrado que el blanqueamiento dental no es para nada perjudicial para los dientes.
¿Qué hábitos se deben adquirir durante el blanqueamiento?
Es lógico pensar que será preciso evitar los alimentos y las bebidas que producen una mayor coloración en el esmalte, como la cola, el café y el té, el vino tinto o el arroz negro. Además, en el caso de las personas fumadoras, es recomendable aparcar este hábito al menos durante el tratamiento.
¿Es cierto que el blanqueamiento produce sensibilidad dental?
Sí, es cierto. No obstante, actualmente se utiliza luz led para realizar el tratamiento, lo cual permite que la sensibilidad dental producida sea mucho menor que con otras técnicas. De todos modos, esta sensibilidad desaparece totalmente al terminar el tratamiento.